Meta Producciones
Estilo de vida

5 CONSEJOS INVERNALES PARA RUNNERS

 

Toda destreza deportiva necesita constancia, el running no es excepción. Es esencial crear una rutina que permita el crecimiento, un desarrollo progresivo en cuanto a esfuerzos, velocidades, distancias y más.

Sin embargo, la constancia es de los puntos más difíciles de cumplir. Miles de variables pueden interferir con tu rutina, una muy común para los runners suele ser el clima.

Los runners que practican esta actividad en exteriores como calles, parques y playas suelen ser impulsados o cohibidos por los cambios de las estaciones. Sin embargo, el invierno, por ejemplo, no significa dejar de correr, solo hace falta tomar en cuenta ciertos aspectos antes de salir cuando las temperaturas llegan a niveles muy bajos.

 

Calentamiento: este debe ser más exhaustivo que en climas cálidos ya que debes preparar tu cuerpo para un cambio de temperatura radical. Es recomendable calentar en espacios cerrados donde la temperatura sea controlada, sin llegar a ser muy cálida.

 

Alimentación: la dieta de los runners debe adaptarse a las necesidades del cuerpo. Debido a que el organismo busca mantener su propia temperatura, consume más energía, por ende, es importante integrar más calorías y proteínas en la dieta, pasta, legumbres, carne roja y pescado compensarán la energía extra que usa el cuerpo.

 

Abrigarse por capas: es necesario mantener el calor corporal, torso, piernas, pies y brazos deben ser cubiertos con fibras diseñadas para deporte que permitan fluir el sudor y sean impermeables a líquidos externos. Evita el algodón y el nylon, estas te harán transpirar, pero no se secarán rápido.

 

Cubrirse apropiadamente: el calor del cuerpo se escapa por la cabeza y las manos, por lo que es esencial cubrir ambas zonas utilizando gorro y guantes. Así mismo, para los runners es particularmente importante cubrir el cuello, la nariz y la boca ya que el aire frío reseca y estrecha las vías respiratorias (broncoconstricción), dificultando la respiración.

 

El terreno: en épocas invernales la lluvia y la nieve no son atípicas, considerando esto, es necesario que los runners presten atención extra al terreno en que corren, si el camino está húmedo o congelado existe el riesgo de lesionarse gravemente.

 

Entrenar en invierno necesita un poco más de preparación que en climas cálidos, pero representa una prueba que todos los runners apasionados deben cumplir, donde la constancia y disciplina apremian a los verdaderos deportistas.

¡Anímate este invierno a correr seguro!