Meta Producciones
Estilo de vida

Los Beneficios de practicar Yoga en Familia

El yoga en familia es un forma excelente de tener momentos de encuentro con los tuyos, practicando una actividad que les ayuda a reforzar el vínculo afectivo y a aprender a comunicarnos.

El yoga familiar se puede empezar a practicar desde edades muy tempranas y produce bienestar tanto en el cuerpo como en la mente de los más pequeños de la familia:

  1. Ayuda a fortalecer los músculos. El desarrollo de posturas repercute sobre los músculos mejorando su fuerza. Refuerza la correcta posición del cuerpo y evita la aparición de problemas en puntos concretos como la espalda o columna vertebral.
  2. Mejora la flexibilidad. Los pequeños estiran músculos y articulaciones.
  3. Permite la relajación. A través del control de la respiración los pequeños consiguen concentrarse en su cuerpo. Algo especialmente útil en los niños nerviosos.
  4. Aumenta su concentración. Los niños deben centrar su atención en la consecución de posturas y en el ritmo respiratorio propio del yoga.
  5. Estimula la imaginación. Gracias a la inquietud por conseguir nuevas posturas, llegar al máximo en los estiramientos o visualizar momentos, paisajes o figuras en momentos como la relajación.
  6. Enriquece la creatividad. Los más pequeños pueden imaginar nuevos estiramientos en cada clase y desarrollan posiciones no puestas en práctica anteriormente. Con ello su autoestima mejora. Descubren su capacidad de participar en el grupo, la posibilidad de hacer cosas nuevas y comparten la experiencia con otros pequeños.

La recomendación general para la práctica del yoga en niños sin papás son los 4 años. A esta edad comprenden aquello que se les pide y pueden ponerlo en práctica por su cuenta. Hasta ese momento mamás y papás pueden participar en familia de las clases.

En un nivel más profundo, el yoga nos ayuda a querernos más a nosotros mismos y a lo que nos rodea, en este caso la familia, y al mundo en el que vivimos.

El yoga es una disciplina divertida que no está contraindicada en ningún caso y que puede practicarse en familia. Fomenta las relaciones de los peques con otros niños sin ser una actividad competitiva. Tiene beneficios directos sobre la autoestima y el estado de felicidad general.